¿TE IMAGINAS EL CINE DE WES ANDERSON EN BLANCO Y NEGRO?

El primer cortometraje de Anderson fue rodado en blanco y negro

| OnCulture

Uno de los grandes maestros del cine con respecto al dominio de colores es sin duda Wes Anderson; quien a lo largo de su carrera cinematográfica se ha valido de un estilo propio para crear escenarios únicos que provocan emociones gracias a su escala de paletas. Este cineasta de origen americano usa los colores de forma deliberada en cada una de sus películas; llenando el cuadro con originales y únicas combinaciones de colores que te hacen perder la cabeza y te transportan a un mundo irresistible del cuál ya no querrás salir.

Quien ha visto las películas de Anderson seguramente no puede imaginarse éstas en blanco y negro; ya que el uso particular de los colores que este cineasta de 47 años emplea en cada una de sus películas; junto con la simetría son placer visual convirtiendo cada cuadro en una obra de arte; por lo que la carga emocional que proyectan sus películas se basa en gran parte en los colores.

wes anderson

wes anderson

En sus orígenes el cine sólo generaba fotogramas en blanco y negro y los primeros intentos de otorgarle color a esas imágenes fue manual, pintándolos uno por uno; lo que implicaba un proceso totalmente artesanal.

Actualmente el color es un elemento importante en el cine ya que describe ambientes, personajes e incluso sensaciones específicas

Wes Anderson retrata un universo de emociones cálidas y fantásticas y al mismo tiempo extravagantes y singulares. El uso del color le ha dado a este cineasta la oportunidad de crear sensaciones; además de un lenguaje y una narrativa cinematográfica original; aunque su primer cortometraje titulado Bottle Rocket fue rodado totalmente en blanco y negro; escrito por Anderson y el actor Owen Wilson en 1992 y estrenado en 1994; no es para nada el estilo colorido al que nos tiene acostumbrados el autor, sin embargo en ciertas tomas se puede notar los inicios de lo que después marcaría la estética de sus películas.

Sería inconcebible pensar en el cine de Anderson sin ver esas paletas de colores a las que nos tiene acostumbrados, esos encuadres que utilizan el color para identificar a ciertos personajes; y que generan atmósferas singulares de una nostalgia hacia el pasado con una estética visual reconocible y llena de color.

Por Viridiana Marín Marín

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *