LA MEJOR PARTE PARA VISITAR LA MURALLA CHINA

Mutianyu es el sector con menos turistas y además está abierto todo el año

Catalogada de acuerdo a la UNESCO como una herencia mundial, la Gran Muralla China es una de las mayores maravillas del mundo. Su larga extensión permite a los turistas que la visitan tener experiencias únicas; si vas a visitarla, es importante que preveas con anterioridad a cuál sector vas a llegar para que traces la ruta que mejor te convenga.

El lugar más visitado sin duda es el sector en Badaling. A sólo 80km de la capital china por su fácil acceso. El sector Mutianyu es el menos visitado y se encuentra a 70km de Pekín; tiene mayores desniveles que Badaling; por lo que es necesario una mejor condición física para poder recorrerla sin complicaciones pero con mucha menos gente.

china

Mutianyu es la sección más larga de la Muralla China

Está abierta para los turistas cuenta con 22 torres de vigilancia que han sido restauradas para conservar su estilo original y el paisaje que se logra ver es asombroso. Para acceder a Mutianyu puedes subir en teleférico, en telesilla y a pie. Si se elige la telesilla, se puede experimentar la bajada en tobogán; una experiencia increíble.

El conjunto de actividades cuesta en su totalidad unos 100 yuanes, mucho más barato que utilizar el teleférico. Para llegar a las telesillas es necesario tomar unos camiones; tomando esto en cuenta y el ticket de entrada, la visita a la muralla se encuentra alrededor de 170 yuanes. Este sector está abierto todo el año y es sin duda un recorrido cansado debido al clima y la cantidad de desniveles con los que cuenta; pero pero en definitiva es la mejor parte de la Muralla China y además muy divertida gracias al tobogán que lo hace una experiencia inolvidable.

Por María José Nosti

0 comentarios en “LA MEJOR PARTE PARA VISITAR LA MURALLA CHINA”

  1. Alejandro Jorge Hernández Ortíz

    No dudo lo que ustedes comentan respecto de Mutianyu ; yo la conocí en la sección de Badaling ; pero en mi caso personal no fue para nada una experiencia divertida; porque al contemplar la formidable muralla y sus atalayas inmediatamente el visitante observador aprecia de inmediato el colosal esfuerzo e inenarrabkes sacrificios que costó a millones de hombres erigirla . Al contemplar los revuis torreones o atalayas, se imagina uno a los soldados imperiales en las gélidas noches de crudo invierno atentos a la posibilidad de un ataque de los feroces mongoles . En fin, es una experiencia sobrenatural constatar lo que incontables viajeros, libros y fotografías narran de esta maravilla del mundo que tantas penalidades costó .

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *