EL ROBO DE UN AVIÓN QUE PUSO EN ALERTA A ESTADOS UNIDOS

El misterio tras la desaparición del Boeing 727 en Luanda

Habían transcurrido dos años desde el atentado en Nueva York del 11 de septiembre, por lo que cualquier suceso extraño pondría en alerta a este país, eso fue lo que sucedió con el robo de un Boeing 727 en el aeropuerto Quatro de Fevererio en Luanda, la capital de Angola. Se trataba de un antiguo avión de pasajeros que había sido transformado para transportar combustible hasta las minas de diamantes del interior del país.

El avión fue robado después de que sus tanques fueron llenados con 53,000 litros de combustibles

Iba a ser mandado a Sudáfrica pero tuvo que permanecer 14 meses estacionado en Angola debido a que no contaba con los permisos suficientes, por lo que la empresa dictó que era necesario hacer algunas reparaciones, realizadas por el mecánico y piloto de avionetas Ben Charles Padilla y su ayudante John Mikel Mutantu junto con un  equipo de mecánicos.

Se dice que el 25 de Mayo de 2003; este avión que estaba siendo reparado encendió sus motores y despegó sin previo aviso ante la torre de control. El avión tomó dirección hacia el suroeste sobre el océano Atlántico para nunca volver a ser visto jamás.

Debido a esto, la Inteligencia en Estados Unidos emitió una alerta para encontrar el paradero de esta nave. Varios satélites de espionaje comenzaron la búsqueda de su localización ya que era considerada una perfecta bomba aérea.

De ser Padilla y Mutantu quienes robaron este avión, tendrían que haberlo hecho con un grupo de expertos.

Mutantu no era piloto y Padilla tenía la licencia de piloto privado, lo que significa que solo estaba entrenado para volar aviones pequeños; algo muy diferente al aeronave de la que estamos hablando.

El misterio de esta gran desaparición sigue inconclusa desde el 2005; cuando el FBI cerró el caso sin ninguna explicación. Por lo que se sospecha que el 727 ha sido robado por una agencia gubernamental extranjera o gringa; y el Boeing es nada más que una aeronave encubierta para operaciones.

A quince años de este suceso, no hay una sola evidencia del posible paradero de la aeronave y sus tripulantes

Aunque hay teorías que apuntan a que éste fue robado por terroristas o narcotraficantes después de asesinar a los dos mecánicos; y usarlo para transportar armas o drogas; otra sostiene que fueron los mismos mecánicos empleados de la empresa dueña del avión; que tenía que pagar deudas por mantener la nave inmovilizada en Luanda.

¿Cómo el radar no localizó el rumbo del avión para saber su exacta ubicación? El alcance de radar en África es muy limitado; y casi inexistente en el norte del continente hasta el mediterráneo. Se dice además que el localizador de aeronaves fue apagado desde la cabina ese día.

Detrás de todas las teorías existentes; lo único cierto es que desde ese día nadie supo más de la aeronave ni de los dos hombres al mando de repararla. Es un suceso que además de alertar a una de las naciones más amenazadas del planeta, causa asombro en la comunidad aeronaútica y en la sociedad en general; por la poca seguridad que existe en los aeropuertos.

 

Por María José Nosti

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *