¿ES MEJOR UN AMOR JOVEN O UNO MADURO?

La edad es sólo un número, cuando hay amor

El amor es ese flujo de energía que puede elevarte hasta el cielo y hacerte sentir emociones que no conocías. Cuando se decide amar, no hay obstáculos de religión, sexo, condición social, e incluso edad. Simplemente amas y ya.

Hay personas que prefieren estar con personas mayores o menores y sin importar la edad, se enamoran.

¿Es mejor un amor joven o uno maduro?

Ninguno de los dos es mejor o peor, sólo debes tener en cuenta qué es lo que estás buscando y quieres en tu vida. Pero, entre un amor joven o amor maduro sí hay demasiadas diferencias que debes tener en cuenta.

  1. Esto no es sólo cuestión de actitud, sino los ideales que tengan. Una persona menor probablemente no tenga planes a futuro que te den una estabilidad, ya que suelen vivir al día y disfrutar sólo el momento.

Ante una pelea, no suelen arreglar el problema. En cambio, una persona adulta habla con más tranquilidad para encontrar una solución y salvar la relación.

  1. Egoísmo. Una persona joven suele ver más por sus intereses, gustos y persona. Al contrario de un amor maduro, ya que te apoyará y alentará para que logres tus planes profesionales.
  2. Si decides estar con una persona mayor, te dará más libertad para que hagas tus cosas y estés con tus amigos. Sabe respetar la privacidad y entiende que la independencia y espacio son fundamentales. No buscará controlarte.

A diferencia de alguien menor, que depende más de tu tiempo y tu compañía, y necesita estar todo el tiempo contigo para sentir tu amor.

  1. Comunicación. Las redes sociales son un arma que en la actualidad destruyen las relaciones, un like, comentario o hasta un whats en visto son factores para terminar.

Pero una persona madura sabrá que si no has contestado un mensaje es porque estás ocupado en el trabajo, y si no le diste like a su foto entenderá que el amor va más allá que demostrarle al mundo lo que siente por ti.

  1. Aceptar un error. Cuando tienes una relación con una persona joven, no suele reconocer sus errores, al contrario, inventan miles de excusas para no aceptar el problema. Por el contrario, alguien maduro sabrá cuándo se equivocó y afrontará el problema.

Cuando hay amor, la edad es sólo un número. Lo importante de una relación es que haya comunicación y confianza, sin importar si tu pareja es joven o maduro.

 

Por Flor Vega Castillo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *