LA HISTORIA DE LOS BALONES DE LA CHAMPIONS LEAGUE

Más que un balón, es el protagonista del partido

Si la Champions League fuera una obra de teatro, el protagonista de toda la obra futbolística sería el balón. Por supuesto, no deben faltar los espectadores, y ahí es en donde tú participas.

Aunque pareciera que los principales actores son los cracks que se rompen el alma en la cancha durante 90 minutos. Esta herramienta redonda es la encargada para que se efectúe el partido.

Es por eso que la Champions League y la historia de sus balones trasciende dentro y fuera del campo de futbol. Pero, tú también puedes hacer tu historia en este evento.

El balón en la Champions League es más que una bola rodante, ya que también es un símbolo de colección para muchas personas. Desde antes de los partidos, varios son apartados, e incluso, pagan mucho por ellos.

El diseño del balón se llevó a cabo por Nike, desde 1988 hasta el 2001 y cada uno tenía un nombre: 1998-1999: NK 800 GEO; 1999-2000: NK 800 GEO; 2000-2001: Geo Merlín. Sin embargo, después del 2001, la marca Adidas empezó a crear los diseños.

Los creativos de esta marca se basan en varios elementos para crearlos. Por ejemplo, cuando se realizó la final en Cardiff, en Gales, el diseño estuvo inspirado en la mitología celta.

En este partido final se disputaron el trofeo el Real Madrid y la Juventus, y fue en el año 2017. Pero, la imagen que está en el balón, representa la fuerza y el coraje con la que se realizaría el torneo.

Mientras que el balón del 2018 estuvo inspirado en el techo del estadio, ya que la gama que se utilizó: amarillo y azul, representaba los colores de los asientos del estadio Olímpico Kiev.

Si bien, por todo el mundo hay cientos replicas, el balón de la final tiene un diseño especial. Éste tiene en uno de los paneles el nombre del equipo, estadio y la fecha. Aunque, unas horas antes de los enfrentamientos entre los equipos finales, es cuando se ponen estos datos.

Si quieres ver de cerca el diseño del balón en la final de la Champions, Madrid te espera. ¡Hasta puedes llevarte una réplica!

Si creías que el balón de la Champions League era una simple pelota que rodaba en el campo, ya ves que no. Su diseño tiene un trasfondo y está analizado en cada detalle de la sede en la que se realiza.

 

Por Flor Vega Castillo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *