LA EDUCACIÓN ONLINE VS OFFLINE

Pros y contras del estudio online y offline

La competencia laboral presiona a profesionistas para que cada día se preparen más académicamente, siendo más competitivos y superando obstáculos. Los cursos offline y online son clave para resumir la información y agregar valor a la educación de los profesionales.

De este modo, los aprendizajes online y offline se relacionan al tratar de potenciar, ilustrar y ampliar el conocimiento. Además, son más flexibles, considerando que los estudiantes o profesionales no puedan equilibrar las actividades académicas y cocurriculares.

La oferta de aprendizaje electrónico alienta a los estudiantes a ser responsables para adquirir conocimientos sobre los temas que requieren. Muchas universidades han empezado a compartir cursos online, haciéndolo accesible para más estudiantes en cualquier parte del mundo.

Esta metodología proporciona una forma simplificada y cómoda de adquirir conocimientos especializados en muchos campos y facultades. Como: Administración, Marketing, Finanzas, Codificación, Sociología, Psicología, para mencionar algunas de las áreas potenciales de interés.

El aprendizaje online tiene grandes características para atraer a estudiantes potenciales a la comunidad digital y aumentar su educación. Por ejemplo: flexibilidad en el tiempo, ubicación, ritmo de aprendizaje, recursos disponibles e interactividad.

Además, hay conferencias de video en línea que brindan una experiencia de aprendizaje más significativa. Los métodos de presentación y las técnicas innovadoras que se utilizan para evaluar el tema hacen que los cursos online sean altamente interactivos.
En términos de precios hay muchos rangos. La mayoría de los cursos en línea son rentables y agregan una ventaja.

Sin embargo, algunas opciones online tienden a ser más caras debido a algunas palancas. Algunas de esas palancas incluyen, marca, especialización de asignatura, red de estudiantes, soporte, tecnología, sistemas y accesibilidad a las empresas.

Todo esto es por mencionar algunas de las opciones que algunas universidades están explorando.  Al mismo tiempo, el e-learning tiene sus pros y contras. Aunque puede ser altamente interactivo, no proporciona el espacio para hacer preguntas o dudas y aclararlas de inmediato.

 

La conectividad es una obstrucción importante en algunas áreas y el flujo suave del aprendizaje se interrumpe o cancela.

 

Además, algunos cursos tienden a ser más autodidactas, incluso al navegar por el sistema que hace que los estudiantes se confundan o cometan errores. Estos factores pueden generar dudas y una mala experiencia, ya que causan una ruptura en la continuidad y reducen la eficiencia general.

Además, varios anuncios, enlaces no deseados y ventanas emergentes pueden distraer fácilmente a los estudiantes.Estas son las posibles razones por las que muchos aún prefieren el modo de aprendizaje offline.

Sin embargo, en 2016, el Foro Económico Mundial publicó un artículo que mencionó que el mercado del aprendizaje electrónico valía $166.5 mil millones. Asimismo, se estimó que para el 2017 aumentó a $255 mil millones.
Su valor financiero en crecimiento sólo se compara con las crecientes cifras de estudiantes que eligen seguir un curso online. Eso es un crecimiento del 53% en valor en un año.

Además, en la última encuesta Global Shapers de 25,000 jóvenes de todo el mundo, el 77.84% de los encuestados informaron haber tomado cursos en línea en el pasado. ¿Entonces el aprendizaje en línea es el futuro de la educación?

 

Fuente: World Economic Forum

Por Ramón Murguia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *