7 SEÑALES DE VIOLENCIA EN EL NOVIAZGO

No es amor, es violencia en tu noviazgo

La confianza y el respeto son dos aspectos importantes en una relación de pareja. Sin embargo, hay ocasiones en que éstas se pierden y es cuando empieza a haber violencia en el noviazgo.

Al escuchar la palabra violencia, probablemente lo primero que te venga a la mente sea el contacto físico. No necesariamente debe haber golpes, también existe la violencia emocional, psicológica, verbal o sexual.

 

Tal vez, en un principio del noviazgo no sea tan notoria. Pero, hay ciertas señales que denotan maltrato en la pareja. Te decimos 7 señales que te harán darte cuenta si estás sufriendo de violencia en tu relación.

1. Aislamiento social. Esta situación no se da en el comienzo de la relación, sino poco a poco. Con el tiempo, tu pareja empieza a alejarte de tus amigos y familia.

2. A través de la manipulación controla tu vida. Por ejemplo: “si vas a la fiesta, no me vuelves a ver”, “si no me acompañas, te olvidas de mí”. O en casos muy graves: “si me dejas, me mato”.

3. Juegos pesados. En un noviazgo debe haber diversión, pero a veces las “bromas” pueden tornarse en violencia. Todo puede empezar con pequeños empujones, insultos, “cachetaditas” o “apodos graciosos”. Si los sobrenombres o acciones te hacen sentir inseguro/a o inferior, es violencia.

4. Comentarios ofensivos. Cuando tu pareja te minimiza o te dice que no eres capaz de hacer algo. Además, no sólo te los dice a ti, también lo hace en frente de amigos o familia. Por si esto no fuera poco, cuenta tus intimidades o secretos delante de ellos.

5. Controla tu vestimenta. Te hace saber que cierta prenda no le gusta o que no te queda bien. Por lo que te pide que te la quites y te cambies, y so no lo haces, se enoja.

6. Vigila o te dice qué actividades hacer. Se interpone en tus hobbies o supervisa lo que estás haciendo. También te obliga a hacer actividades que no te gustan.

Además, revisa tu celular y trata de controlar tus redes sociales.

7. Celos. En un principio, puedes sentir orgullo o felicidad porque te demuestra que te quiere y por eso se pone celoso. Pero, cuando éstos se convierten en celopatía, ya se torna en un extremo peligroso.

 

Porque por celos puede privarte de tu libertad, cuestionando con quién saliste o interfiriendo sin permiso en tus cosas personales.

Todo empieza por pequeñas dosis, pero después todo empieza a complicarse y la violencia transforma tu noviazgo en relación tóxica.

 

Por Flor Vega Castillo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *