ALLURE OF THE SEAS: EL CRUCERO MÁS GRANDE

El mejor crucero: Allure of the seas

Un día en una plática familiar, mi cuñado comentó que había salido un barco nuevo y espectacular. Se llamaba Allure of the Seas, era el crucero más grande del mundo, en su momento.

Definitivamente, ésta es una vacación que tenía que probar. Yo me había resistido a viajar en crucero, pero a mi familia le encantaba y eran fans de Royal Caribbean.

Sin embargo, surgió la idea del Allure of the Seas y me dejé convencer. Así que planeamos unas vacaciones familiares, que prometían ser increíbles para fin de año.

Previamente pasamos unos días en Miami y eso daba la sensación de que nos estábamos preparando para lo bueno.

Partiríamos de Fort Lauderdale. Yo estaba muy relacionada con temas turísticos, porque desde mis primeros contactos con Royal Caribbean quedé sorprendida.

Cuando llegamos al puerto todo estaba en perfecto orden y ubicación. Se encuentra fácilmente el lugar de registro.

Pedían información general personal y familiar, pero muy detallada. A mi esposo se le ocurrió comentar que mi bebé había tenido gripa hacía un mes. Y trajeron a un doctor para que lo revisara (antes de poder subirnos al barco).

Justo en el momento en el que entré, nos hicieron una fotografía familiar, en donde el barco estaba de fondo. Cuando se abrió la puerta me sentí en un cuento, en una película; en la película de Titanic, pero versión moderna.

En verdad era impresionante, majestuoso, enorme. Viendo hacia arriba, la altura era como si estuviera viendo un edificio, ¡no podía creerlo, definitivamente el crucero sería perfecto!

Dimos un recorrido para medio conocer el Allure of the Seas antes de zarpar. ¡Además de alto, era larguísimo! Tenía como diferentes secciones o áreas.

Hasta un Starbucks, esto me emocionó demasiado, ya que podría tomarme mi café favorito de la manera más a gusto. Justo “bajando” de mi cuarto.

En el Allure of the seas Hay restaurantes, bares, teatro, pista de hielo, un simulador de olas para surfear, tirolesa, obras de teatro de #Broadway, spa; gimnasio, miles de albercas con juegos para niños, jacuzzies, pista para correr, pared de escalar, casino, mil cosas increíbles. Y tiendas tipo Coach, Michael Kors y de joyería y maquillaje.

Después de dar el recorrido, quería conocer nuestro cuarto. Me sorprendí cuando legué y vi que ya estaban nuestras maletas, y eso en todos los cuartos.

Cuando entramos al cuarto no daba crédito, estaba toda una habitación de hotel acomodada en un espacio más pequeño. ¡Estaba perfecto!

Teníamos un balcón y una espectacular vista al mar. Cuando vas en familia y pides cuartos juntos se pueden unir también por los balcones. Entonces queda una terraza más grande donde se convive mejor.

Me habían platicado que en los barcos no hay señal de internet. Realmente no es que no haya señal, sino que simplemente sale carísimo tener el celular prendido.

Te recomiendo que contrates un plan de datos ahí mismo, si es que quieres estar conectado. Si no, es la oportunidad perfecta para relajarte en el crucero y olvidarte del celular, y disfrutar los momentos increíbles.

 

Por Mamá Travelista

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *