JASSO, LA HUELLA PICTÓRICA DE LA NIÑEZ

La obra pictórica de Jasso y sus creaciones llenas de imaginación

La ondulación de los trazos de Jasso nos dirigen a un emplazamiento de sincronizaciones colectivas. A veces, es una danza pictórica de senderos por andar; otras, es una senda fragmentada por el pisar.

No hay caminos en la obra del artista, porque los itinerarios son transcursos al azar. No dibuja objetos que parezcan formas reales, pues discierne bien lo figurativo de lo abstracto.

 

EL ESTILO PICTÓRICO DE JASSO
En primer lugar, su estilo nace de la metafísica del azul y el rojo. Su espátula limpia no inhibe el movimiento libre de las líneas sueltas. El orden se reconcilia con el desorden…no importa si en el pasado ambas partes se habían enlazado y desenlazado.

Jasso nos introduce en la continua e inevitable confluencia de la vida de una manera desestructurada. Con pocos colores dice tanto.

TÉCNICA
Por otro lado, acrílico y óleo son sus medios, a veces no bien distinguidos. El pintor concibe elementos ondeados de la realidad, por eso con absoluta naturalidad los expresa en sus creaciones.

No obstante, su mano es movida por la pintura misma, es decir, el colorido imprime en sus dedos la huella pictórica, las vibraciones de lo plasmado. Pareciera que cada tono obedece a una figura específica en sus cuadros.

 

CURVAS Y FIGURAS
De hecho, sus curvas se confrontan a un medio solitario, así como el espermatozoide serpentea incansablemente hacia su objetivo.

Pero la diferencia consiste en que este semen es libre, sus componentes se menean por doquier por el simple hecho de disfrutar y expandirse. Jasso aborda la masculinidad como una entidad suelta y tangible a la vez.

REMEMBRANZAS DE SU INFANCIA
Otro rasgo distintivo de su trabajo han sido las geometrías y contornos de la infancia. Jasso ha usado la imaginación como un recurso para construir e integrar sus composiciones.

La luz es flexible y precisa y viaja de lado a lado de la tela de manera lúdica. Se ve que Jasso se divierte en el proceso de pintar. Ese juego de rayas y siluetas revelan un espacio íntimo del creador.

 

MATICES DESTELLANTES Y MÁGICOS

Algunos de sus temas nos remontan a la niñez donde los matices eran destellantes y mágicos, aunque las cosas no estuvieran bien definidas, como si de un acto circense se tratara.

Jasso nos abre las puertas de la fantasía de par en par. Papalotes, piñatas, pelotas, aros, trompos, baleros e infinidad de juguetes nos invitan a estimular nuestra más profunda inventiva.

 

 

LO SIMPLE Y LO COMPLEJO EN SUS PINCELADAS

Finalmente, su vivacidad y actitud juguetona le permiten hacer escenarios y ambientes ficticios y a la vez posibles. Lo simple y lo complejo se descubren como lo mismo en sus pinceladas e intercalan lo real e irreal, estamos ante un arte hecho para ser disfrutado.

Descubre más del talento de Jasso aquí. Y sigue de cerca las recomendaciones de arte a través de mi blog, así como en Instagram y On Culture

 

 

Por Adriana Cantoral

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *