RENATA DE LA PEÑA, ARMONÍA Y PLENITUD

Sorpréndete con las abstracciones de Renata de la Peña

Las abstracciones de Renata de la Peña se nos presentan en completa armonía y plenitud. Asimismo, tienen una gama tonal que nos parece absoluta. Es decir, como si ningún tono sobrara o faltara.

 

ASTROS Y MOLÉCULAS
De hecho, sus obras aluden a eclipses, astros o moléculas por medio de geometrías libres. De tal manera que sus círculos, rectángulos y triángulos son trazados con total soltura, al igual que sus bordados, sin ninguna precisión formal ni rigor matemático.

 

COMPOSICIONES
Así, con sencillas composiciones, Renata de la Peña consigue impregnar en nuestros pensamientos mensajes profundos, casi subliminales, acerca de dualidades, conceptos etéreos y nociones metafísicas.

Es innegable, pues, que ese dejo espiritual en sus selectas tonalidades y figuras nos mueven la consciencia.

HILMA AF KLINT
Sus piezas nos remiten a Hilma af Klint por la presencia de intuiciones visuales, así como de patrones universales. De igual modo, Renata de la Peña plasma las figuras geométricas en su máximo esplendor estético, en una pureza tal, que resultan sumamente bellas.

Aunque sus formas son pintadas en una sola dimensión, dan la impresión de estar superpuestas, debido a la riqueza de texturas de los soportes de lino y papel amate.

 

RELIEVES
Esos relieves de sus telas, aunados a paletas monocromáticas, o apenas variadas, hacen la combinación perfecta entre lo material y lo inmaterial. Entre la materia y la forma y entre lo tangible y lo intangible.

Sin duda, Renata de la Peña nos muestra ese juego de contornos y siluetas duales nos revela distintas esencias del ser.

 

LO MASCULINO Y LO FEMENINO
Por lo tanto, lo masculino y lo femenino, lo terrenal y lo celestial, la luz y la oscuridad, el microcosmos y el macrocosmos, entre otros aspectos de la existencia, se complementan. O más bien, se encuentran en cada uno de sus cuadros.

Todos ellos representados como sencillos símbolos dispuestos en libertad sobre un fondo claro. En los colores, Renata de la Peña, tan estudiados y experimentados, alude a un aire místico, vibrante y energético.

 

GEOMETRÍAS QUE ADQUIEREN MOVIMIENTO
A veces con una sola línea, o más, delgada o gruesa, o una esfera dorada se ordenan y movilizan el resto de los elementos, tal cual un sistema simple y continuo que es común en sus creaciones. Y así a diferentes tiempos las geometrías hallan su propio sentido.

Además de lo geométrico en su obra, están los hilos, aquellos conductos sutiles que al contacto con la superficie adquieren diversos movimientos y ritmos, a la vez que abren nuevos planos y dimensiones en la tela.

RINCONES Y ESQUINAS DE NUESTRO PAÍS
Así, sus planos describen las manos artesanas de los mexicanos, con sus talentos, sensibilidades, costumbres y tradiciones. En general, Renata de la Peña se inspira en los rincones y esquinas de nuestro país.

Desde el norte hasta el sur, desde el este hasta el oeste. México, entonces, está latente en cada trazo, pincelada, hilvanada y, en especial, en cada fibra y filamento que conforman sus lienzos. ¡Síguenos y descubre más de ella y otros artistas en mi blog e Instagram!

 

Por Adriana Cantoral

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *