Bibliotecas digitales, otra forma de acceder a los libros

Bibliotecas tradicionales versus bibliotecas digitales

Vivimos en un mundo que está en constante evolución, y gracias al internet muchas cosas han cambiado. Una de ellas son las bibliotecas, pues la red informática las alcanzó y las transformó en bibliotecas digitales.

Las bibliotecas digitales son otra forma de acceder a los libros y con una mayor facilidad, que las tradicionales. Sólo basta con hacer un click en cualquier computadora, móvil o tablet para tener a la mano ese mundo del saber.

 

Si eres estudiante, este tipo de bibliotecas te benefician demasiado. Pues, algunos problemas de las bibliotecas tradicionales son:

  • Tienen un horario. Si no llegas a tiempo, no podrás pedir prestado ese libro que tanto necesitas.
  • No está el libro que buscas. Seguramente, has pasado por esto varias veces, y qué coraje da. No puedes hacer nada más que esperar. El problema es que, si no está el libro, no podrás hacer ese proyecto que debes entregar.
  • El libro no se puede prestar. ¡Por fin encontraste el libro que necesitabas, pero, no sale de la biblioteca! Muchas veces, los libros no salen porque ya son únicas ediciones o porque los usuarios los pueden maltratar. ¡Ni modo, a quedarse más horas en la biblioteca y a hacer muchas notas en tu cuaderno!

 

 

Como estudiante, has de entender esto perfectamente y seguro te ha pasado más de una vez. La mayoría de las universidades ya cuentan con estas bibliotecas digitales. Un ejemplo de ellas es Aliat Universidades, y su objetivo es promover a la comunidad estudiantil a un desarrollo académico.

Un libro siempre es una puerta hacia el saber, ya sea de manera académica o por mero gusto a la lectura. Y hoy en día, es más fácil tener contacto con ellos, ya sean físicos o digitalizados. Sin embargo, las bibliotecas digitales tienen varias ventajas sobre las tradicionales.

  • Más contenido. Como la información es digitalizada, hay mayor posibilidad de tener textos a los que es más complicado acceder.
  • Mayor disponibilidad. Al estar en línea, es posible consultarlos a cualquier hora. No importa si en la madrugada necesitas saber algo, el libro estará las 24 horas.
  • Búsqueda más específica. El tiempo es oro, y las bibliotecas digitales lo saben, por eso es por lo que las búsquedas son más precisas. Con palabras claves puedes encontrar el tema que te interesa, o mejor aún, encontrar uno más interesante.
  • Economía. En ocasiones, los libros no son baratos, y cuando eres estudiante muchas veces es imposible comprarlos. La ventaja de estas bibliotecas es que los libros son ilimitados, y lo mejor, gratis.
  • Actualización de información. Sabemos que la información cambia todos los días, hay que actualizarse. En ocasiones, los textos pueden caer en lo obsoleto, y al ser una plataforma digital, todo se va actualizando.

 

También puede interesarte: 7 sitios para descargar libros electrónicos.

 

Por Flor Vega Castillo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *