¿Cuál es la diferencia entre los sérums y los aceites?

Utiliza los sérums y aceites de manera correcta. ¡Tu piel te lo agradecerá!

El mundo de la belleza contantemente está innovando en sus productos para aportarle más beneficios a la piel. Algunos muy utilizados últimamente son los sérums y los aceites, pero ¿sabes cuál es la diferencia entre estos dos?

Probablemente creas que ambos aportan los mismos beneficios a tu piel o que es el mismo producto, pero no es así.  Cada uno tiene un uso diferente y provee de nutrientes distintos.

Para que en tu próxima rutina facial apliques los productos que corresponden, te explicaremos la diferencia entre los sérums y los aceites.

 

¿Qué son los sérums?

Un sérum o suero contiene vitaminas y antioxidantes que ayudan a combatir la deshidratación, el acné, la falta de brillo. Se utiliza para tratar problemas en la piel, pues tienen activos concentrados que penetran en las capas de tu piel.

Los sérums pueden tener distintas consistencias, ya sea en agua, gel o aceite. ¡Aunque haya en aceite, sí hay diferencia entre sérums y aceites! Probablemente, por ello es que puede confundirse con los aceites. Pero, los sueros, al tener un peso molecular menor, penetran las capas de la piel, hidratándola y reparándola.

Además, ayudan a quitar manchas, las arrugas y brinda firmeza a tu piel. Por ello, es que es importante que utilices este producto en tus faciales, ya sean de día o de noche.

 

 

¿Qué son los aceites?  

Los aceites se absorben a través de las capas de grasa de la piel, haciendo que tu rostro se mantenga hidratado todo el día. Asimismo, protegerán tu rosto de toxinas y contaminantes del medio ambiente. ¡A diferencia de los sérums, los aceites se penetran a través de la grasa de la piel!

Hay una variedad de aceites, por ejemplo: aceite de jojoba, árbol de té, escualeno, rosa mosqueta, entre otros.

 

Uno de los beneficios de los aceites es que limpiarán tu piel, sin quitarle la grasa natural. Además, no tapa los poros, y la humecta de mejor manera. Además, cubre la capa hidropólica que cubre la superficie de tu piel, conocida como manto ácido. El manto pacido es la primera línea de defensa que protege la piel de las bacterias.

 

De modo que reconstruirá y mantendrá la barrera lípida para que distintos ingredientes se adhieran a tu piel. Proporcionando mayores beneficios a tu cutis.

Tal vez te estés preguntando, ¿cuál debo de aplicar primero en mi rutina facial? Una vez que hayas lavado tu cara y tonificado, aplica el suero o sérum, y después el aceite. Como ves, la diferencia entre sérums y aceites es mucha, así que ahora podrás aplicarlas de manera correcta en tu skincare.

 

También te puede interesar Rutina facial de día y de noche: 5 tips efectivos para tu piel 

 

 

Por Flor Vega Castillo

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *