Ana Paula Ávila, paisajes urbanos a través de una lente

Conoce los paisajes y las formas de la lente de Ana Paula Ávila

Lo cosmopolita, lo natural, lo abstracto y lo ecléctico confluyen en la obra de Ana Paula Ávila. Sus encuadres perfeccionan momentos y contextos espontáneos.

 

MÚLTIPLES COMPOSICIONES

De tal suerte, a través de su lente se inscriben instantáneas de múltiples composiciones, tonalidades, relieves, formas, figuras y personajes.

En sus retratos apreciamos seres comunes y corrientes, que pierden su anonimato al observar a la cámara, personas humildes, en situación de calle o niños y ancianos con trajes típicos y regionales.

 

UNA ESTÉTICA ANTROPOLÓGICA

En medio de esa pobreza, Ana captura una estética meramente antropológica. Nos habla de oficios, tradiciones y costumbres milenarios.

Asimismo, sus fotos describen la dialéctica entre las ciudades, sus habitantes, sus expresiones artísticas, sus manifestaciones culturales y el modo de habitarlas y vivirlas.

Sin duda, plasma en sus imágenes las gestualidades humanas dentro de un contexto callejero.

 

PAISAJES URBANOS

Por otro lado, en sus paisajes urbanos el bullicio de la gente, los nombres de las avenidas, la confusión de los letreros y espectaculares. Las vertiginosidades citadinas, el tránsito vial, el estruendo comercial, el ajetreo de los ciudadanos, la explosión de colores.

También los muros desgastados, las paredes pintadas, las fachadas con luces resplandecientes. Así como la imposición de edificios y construcciones, la sobrepoblación humana y demás factores son constantes de un imaginario metropolitano caótico.

 

LA DESHUMANIZACIÓN DEL ESPACIO

Ana capta, tanto en los barrios como en las zonas de negocios y recreativas, el amontonamiento, la falta de lugares para estar, a la vez que la deshumanización del espacio.

 

 

ANSIEDAD Y OBSESIÓN

También retrata la ansiedad y la obsesión de la urbe por expandirse e invadir cualquier territorio a su paso, incluso el mar, al igual que la majestuosidad de rascacielos, monumentos, templos, palacios y museos que minimizan a cualquier transeúnte que los mire tímidamente desde abajo.

 

CIUDAD ABSTRACTA

De este modo, Ana Paula Ávila atrapa, en un instante, esa ciudad abstracta; impecable o deteriorada, fija o en movimiento, en bicicleta o en automóvil, en escaleras, paredes, techos o pisos, en detalles arquitectónicos como texturas, luces, sombras y patrones.

Sin embargo, su mirada fotográfica es de sobra sensible con la naturaleza.

 

ELEMENTOS URBANOS

De tal manera, podemos admirar en sus capturas abstracciones de lluvia, rocas y superficies naturales. Así como espectaculares ambientes de bosques nevados. Tranquilas brumas sobre lagos, azules mares y ríos tocados por el amanecer y el atardecer.

 

 

MÚLTIPLES FORMAS

Ana Paula Ávila  capta canciones de agua que emanan de una garganta de remolino, dinámicos océanos, días rosas y noches turquesas. Entornos vírgenes, la esencia de la tierra, reflejos marinos, llamas y trazos en el mar, caminos y arroyos.

Cielos encendidos, y por supuesto, coloridas y elegantes aves, delicadas mariposas, acercamientos florales y la vida íntima de los árboles.

 

 

¡CONOCE MÁS DE ANA PAULA ÁVILA!

Si quieres conocer más de la obra de Ana Paula Ávila, visita su página dando clic aquí o visita mi blog y conocerás a muchos artistas más que tienen propuestas interesantes. También puedes visitarme y seguirme en Instagram.

 

Artículo relacionado: Isabel P. Duarte, fusión de miradas que traspasan emociones

 

Por Adriana Cantoral
Fotos: Ana Paula Ávila / anapfoto.com

 

Quizá te interese: Maite Blasco y la razón de los ensueños

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *