Logra una piel bronceada sin salir de casa en 5 pasos

Quiero tener una piel bronceada, pero ahorita no puedo salir de casa. ¿Cómo lo hago?

¿Cuando sales de vacaciones sueles recostarte por horas para que los rayos del sol te bronceen? Si tu respuesta fue sí, entonces te encantará lograr una piel bronceada sin salir de casa. ¡Te decimos qué pasos debes seguir para que parezca que te fuiste a la playa!

Sol, arena y mar, son la combinación perfecta cuando quieres broncearte un poco y lucir una piel dorada. Estar recostada en un camastro, mientras los rayos del sol reposan sobre tu cuerpo, ¡qué delicia! Sin embargo, no siempre es posible viajar y disfrutar de una tarde de verano a las afueras de la ciudad.

¿Alguna vez te has preguntado cómo es que tu piel queda bronceada? Antes de decirte cómo puedes hacerlo sin salir de casa, te diremos cómo es que sucede este proceso.

 

¿Por qué nos bronceamos?

La piel adquiere color gracias a la melanina, un pigmento que se encuentra en las células de la dermis llamados melanocitos. La melanina se activa cuando la piel está siendo dañada y es la que protege de los rayos UV.

Por eso, cuando expones tu cuerpo al sol, la melanina lo protege, de modo que tu piel adquiere otro tono; por eso, mientras más estés en contacto con el sol, más bronceada estarás. ¡Ojo, no quiere decir que debas estar en contacto directo con los rayos ultravioleta! Si bien, la melanina te protege, no te librarás de las manchas, quemaduras o fotoenvejecimiento.

 

¿Cómo lograr una piel bronceada sin salir de casa?

No es necesario que te quedes en tu terraza o patio por horas, para que tu piel quede bronceada. En cuestión de horas tendrás ese tono dorado que tanto deseas, sin ir a tu playa favorita y con sólo algunos productos.

 

Así es, sólo necesitarás aplicarte en el cuerpo bronceadores que te dejarán la piel más radiante que el oro. Si tienes una piel más blanca que la leche, ve despidiéndote de este color y pigméntala con bronceadores. ¡Sigue estos pasos para broncear tu piel en casa!

  1. El bronceador. Primero debes elegir cuál usarás, ya sea en loción o aerosol. Si tu piel no es tan blanca y es morena, te conviene en loción, ya que humectará más tu piel. ¡Toma en cuenta que con un bronceador en aerosol, podrás llegar zonas más complicadas! ¿Ya estás lista para tener una piel bronceada?
  2. Exfoliación. Es muy importante que exfolies tu piel, ya que, si tu piel está seca, al momento de broncearla quedará manchada. No te olvides de los codos, rodillas y tobillos, ya que al ser partes cóncavas, algunas veces no se exfolian bien. ¡Es muy importante este paso, porque tu piel bronceada quedará muy desigual y con manchas!
  3. Humectación. Una vez que hayas terminado de exfoliar, debes humectar tu piel para que no se vuelva a secar. Puedes aplicar alguna loción, aceite de bebé  tu humectante del diario. No apliques un producto muy grasoso, ya que puede producir una barrera en tu piel.
  4. Aplicación. ¡Antes de comenzar con el proceso de bronceado, utiliza guantes para no manchar tus manos! Comienza con capas delgadas, porque si comienzas con capas gruesas, puede que no te guste el tono que quedó. Si elegiste un bronceador en loción, frota tu piel suavemente, no lo hagas tan brusco. Sobre todo, para que no lastimes tu piel. Cuando quieras aplicar en el rostro, te recomendamos aplicar un poco de vaselina en los bordes de la línea del cabello. ¡No querrás mancharlo!
  1. Pulir. Una vez que hayas terminado de aplicar el bronceador en todo tu cuerpo, necesitas pulirlo. ¿Esto para qué? Para que tu cuerpo quede parejo, sólo hazlo con una tela suave y en forma circular. Debes esperar unas cuantas horas para que todo el cuerpo absorba de manera correcta el bronceador y no manche tu ropa.

 

Después de que el tiempo necesario haya pasado, ya podrás bañarte. Si quieres lograr una piel bronceada sin salir de casa, sigue estos pasos. ¡Ahora sí estarás lista para ponerte tus shorts favoritos o ese vestido coqueto para que presumas tu super bronceado!

 

También te puede interesar 10 secretos de belleza caseros y fáciles que nadie te cuenta

 

Por Flor Vega Castillo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *