Daniela González, flujos y experiencias espirituales

Entre figuras, flujos y colores, Daniela González logra transmitir más que emociones

El abstraccionismo de Daniela González parte de un flujo intangible de lo impensable, de lo incontrolable, de lo mínimo, de lo irrepresentable y de lo inefable.

Esto culmina en cuadros con suma paz contemplativa y en la manifestación diáfana de la sensible consciencia de la pintora.

 

LA BELLEZA DE LO IMPERFECTO

 

Cabe destacar que la estética japonesa Wabi Sabi, que se rige por la belleza de lo imperfecto, aquello que no permanece, lo dinámico y lo armónico, al igual que la filosofía Zen están latentes en sus linos.

Tras esos influjos, Daniela González logra transmutar sus obras en hermosos objetos abstractos ajenos a sus expectativas creativas y discursivas.

 

 

EXPERIENCIAS ESPIRITUALES

 

Por lo tanto, las imágenes que pinta son como experiencias espirituales. A veces inteligibles, otras indecibles, otras más puras; con pocas formas, figuras y colores. Son sencillamente simples y nos transmiten silencio, serenidad, quietud, soledad, intuición y estados meditativos.

Hay también un ascetismo oriental insinuado en sus pálidos trazos, ya que juega con los conceptos de material (el soporte fibroso y las tierras) e inmaterial (los pigmentos y sus improntas).

 

SUS MATERIALES

 

De tal modo, los lienzos de Daniela González son terrenales. Albergan arenas naturales, polvos de mármoles, fragmentos de cuarzos, trozos de maderas y otros elementos matéricos.

Son dominados por los tonos claros que iluminan la pieza, los rastros etéreos de la espátula que la reafirman como abstracta y la gestualidad libre y pausada que la dotan de personalidad.

 

 

ENERGÍAS LIMPIAS Y SANADORAS

 

En ese sentido, en sus creaciones la tierra lisa (sobre lo que se pinta) da vida al espíritu rugoso (lo pintado).

Asimismo, en sus composiciones, llaman la atención esos pequeños cristales prismáticos, puesto que se integran estéticamente a la tela, con sus luces y destellos, además de irradiar una energía limpia y sanadora. No se diga de la espontaneidad de sus texturas y relieves.

 

SU PUREZA ABSTRACTA

 

Daniela González consigue no alterar lo inalterado que surge de sus manos creativas. Permite que la pureza abstracta que reside en su alma se transforme en Arte sin pasar por los filtros del intelecto, el pensamiento o el raciocinio.

Sin figuraciones, ni representaciones de la realidad, con muy pocas tonalidades, o con una sola, logra plasmar lo más íntimo de su ser. Eso, más allá de ser un acto artístico, es de un mérito estoico.

 

 

¡CONOCE MÁS DE DANIELA GONZÁLEZ!

 

Si quieres conocer más de la obra de Daniela González, visita mi blog y conocerás a muchos artistas más que tienen propuestas interesantes. También puedes visitarme y seguirme en Instagram.

 

 

Artículo relacionado: Omar González, sensibilidad plástica con cuarzos y cristales

 

Por Adriana Cantoral

 

Quizá te interese: Paulina Rodríguez y las interpretaciones de sus obras

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *