Óscar Solís, entre lo humano, lo fantástico y lo inconsciente

Conoce la exquisita belleza de los entes metafóricos de Óscar Solís

La máscara, tan cotidiana en esta época, limitante de los visajes y las personalidades de sus portadores tapa la mitad superior facial y las expresiones de los personajes, un tanto andróginos, de Óscar Solís quienes desde la sombría ausencia ocular nos miran.

 

UN ESTILO CARNAVALESCO

Nos intimidan, pues se nos figuran seres de otros espacios, tiempos, dimensiones y escenarios. Nos inquieta su presencia dominante tan falta de gestualidad visual, pero a la vez tan humana.

Ataviados al estilo carnavalesco italiano engalanan la imagen del enigmático arlequín, payaso, acróbata, mago, hechicero o ser mitológico en su acepción observadora, misteriosa, incierta y desconcertante.

ROSTROS OCULTOS

Incluso, parecen aludir a antiguos tarots, imaginarios esotéricos o bestiarios medievales. Nos ocultan su rostro y ojos detrás de vendajes y antifaces de tela para únicamente mostrarnos su voz, en ocasiones la nariz, a través de los labios.

Al parecer, el artista encubre en ellos secretos emocionales para desenmascarar en nosotros miedos, angustias y desasosiegos.

 

UN UNIVERSO ONÍRICO

Esas caretas que se les desprenden infinitamente resumen el universo onírico, teatral y circense del pintor que, por supuesto, está cargado de un fino surrealismo, múltiples imposibilidades. Alegorías al sol, la luna, las estrellas, referencias hacia lo femenino, lo angelical, lo celestial, así como de mitos de la creación y elementos naturales.

Todos ellos con trazos y pinceladas que nos recuerdan tanto a Picasso, Duchamp. Así como de Gris, González Camarena, Varo y Carrington como a la literatura de García Lorca.

TRIANGULISMO FIGURATIVOS

Cabe destacar que la mayoría de sus obras son oscuras, con algunas claridades, con ondulantes listones brillantes y, en especial, están plagadas de complejos cubismos, más bien triangulismos, figurativos que retratan de cerca a las peculiares criaturas de mirada escondida.

Sin duda, el Óscar Solís indaga incansablemente entre lo humano, lo fantástico, lo mágico y lo inconsciente. Estudia y se obsesiona con los rasgos faciales; los geometriza, los figura, los abstrae y los descompone con una estética impecable.

Sin embargo, de una u otra extraña manera, la máscara, que da textura y relieve a la faz, siempre se antepone a ellos.

LA BELLEZA DE SUS ENTES METAFÓRICOS

Por lo tanto, Óscar Solís encuentra el equilibrio perfecto entre la figuración realista, la abstracción enarbolada, el color abundante, la materia, la forma.

Al igual que en la exquisita belleza de sus entes metafóricos, alquímicos y sobrenaturales de quienes se desconocen su semblante y miradas interiores…tal cual los reflejos de luna que cantan en el agua o las armaduras de vendas que obstruyen la visión.

 

¡CONOCE MÁS DE ÓSCAR SOLÍS QUESADA!

Si quieres conocer más de la obra de Óscar Solís Quesada entra aquí o visita mi blog y conocerás a muchos artistas más que tienen propuestas interesantes. También puedes visitarme y seguirme en Instagram.

 

Por Adriana Cantoral

 

Quizá te interese: Paulina Rodríguez Y Las Interpretaciones De Sus Obras

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *