Acordes visuales y abstraccionismo en la obra de Marco Anaya

Cuerdas, voces, notas y percusiones coloridas en la obra de Marco Anaya

Las composiciones abstractas de Marco Anaya comienzan con diversos fragmentos, cuales acordes visuales, que en conjunto suenan armónicamente.

Cuerdas, voces, notas y percusiones coloridas se escuchan con fuerza por sus lienzos. A veces entonadas u otras afinándose, siguen los mismos ritmos alternativos y canciones expresivas.

 

ENTONACIONES EN DISTINTAS GAMAS DE COLORES

Esas partituras pictóricas se nos presentan, bajo melodiosos abstraccionismos, en compases de trazos y líneas; a tiempo y a destiempo, en estelas de pinceles, brochas y espátulas.

Todas ellas fungen como instrumentos líricos, en paletas que se convierten en teclados, así como en entonaciones de distintas gamas de colores.

Para ello, el autor suele recurrir a la tecnología, como una herramienta técnica, para potencializar y amplificar la musicalidad en sus telas.

NUEVAS EXPLORACIONES

Resonancias de grafiti callejero, ambientes industriales, sitios underground. Lugares citadinos, modas psicodélicas, luces de neón, signos incomprensibles.

Semióticas indescifrables y claves complejas existen también en sus piezas que, con la ayuda de un software, configuran un gigantesco mapa plástico virtual. Éste sirve de guía hacia nuevas exploraciones de color, forma y expresionismo.

Gestualidad, textura, estructura, accidente matérico, tridimensionalidad y geometría. De ese modo, Constelasonia es una navegación, una expedición entre el pasado, presente y futuro de las creaciones de Marco Anaya.

Al igual que en otras épocas los astros guiaban, a la distancia, a los marineros en altamar, servían como referentes de predicciones y presagios a los astrólogos y sabios o bien, formaban parte fundamental de mitologías universales.

 

VARIACIONES ESTÉTICAS

Precisamente esa incertidumbre, con la que la humanidad entera ha vivido, esa necesidad y ansiedad por conocer el porvenir, al igual que esa inquietud por saber lo que sucederá, se encuentra e integra con la informática, en especial con la inteligencia artificial, que de alguna manera se adelanta a lo venidero.

De tal suerte, lo análogo, la pintura, y lo digital, algoritmos y programas, coinciden en las obras de Marco Anaya, ya que albergan una serie de interpretaciones y variaciones estéticas.

A la vez que construcciones y deconstrucciones un tanto aleatorias, pero al mismo tiempo alimentadas y controladas por el pintor.

UN DIÁLOGO PERMANENTE

Por lo tanto, Constelasonia es la sinergia, el diálogo permanente, entre el arduo trabajo de taller. Dibujo a dibujo, boceto a boceto, óleo a óleo con su transformación en información procesada, combinada, promediada y mostrada como imágenes artísticas.

Se tratan de cuadros intervenidos cibernéticamente que nos muestran anticipaciones azarosas de las posibilidades de crear e inventar en el infinito espacio-tiempo del Arte.

 

¡CONOCE MÁS DE MARCO ANAYA!

Si quieres conocer más de la obra de Marco Anaya entra aquí a su web o visita mi blog y conocerás a muchos artistas más que tienen propuestas interesantes. También puedes visitarme y seguirme en Instagram.

 

Artículo relacionado: Omar González, sensibilidad plástica con cuarzos y cristales

 

Por Adriana Cantoral

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *