Draping, la nueva técnica de maquillaje

El maquillaje que te hará lucir muy natural. ¡Conoce Draping!

Una nueva tendencia se ha sumado a las filas del maquillaje, y se llama draping. Esta técnica, que ya fue utilizada anteriormente, ha regresado con mucha fuerza, y al parecer, para quedarse.

Ya muchas mujeres se han sumado a este tipo de make up que es muy fácil y sencillo de hacer. Sobre todo, porque no es nada cargado, al contrario, refleja naturalidad en el rostro. Si eres de las mujeres a las que no les gusta maquillarse demasiado, entonces amarás el draping.

¿Qué es el draping y cómo se hace?

Esta técnica de maquillaje no es un nuevo invento, ya que tuvo sus inicios en los años setenta, y fue muy usada por la maquillista Way Bandy. Sin embargo, hoy se ha retomado y se ha convertido en una de las tendencias, ya que refleja un estilo fresco, pero, sobre todo, natural.

También te puede interesar: Cómo obtener un maquillaje natural y radiante

Si crees que mientras te aplicas este nuevo tipo de maquillaje estarás cantando: “Sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate […]” … No es así. El draping deriva del contouring o contorno, en el cual se perfila el rostro mediante tonos claros y oscuros. Sin embargo, sólo resaltarás el pómulo haciendo un degradado en la mejilla y el pómulo para marcar dimensión.

En esta técnica de maquillaje solamente necesitas dos bases de blush, una clara y una más oscura, pero de la misma gama de color. Sólo debes tener cuidado, ya que, si aplicas mucho colorete, tus mejillas quedarán más rojas que la nariz de Rodolfo el Reno.

El efecto que conseguirás con el draping es tipo “lifting” y visualmente se notará tu pómulo más definido. Esta técnica de maquillaje es perfecta para utilizarla durante el día, ya que da un resultado de frescura y jovialidad. Asimismo, resaltará tus facciones de manera natural, y sobre todo, estarás maquillada sin que se note tanto.

Así que, si eres de las mujeres que sólo utiliza un poco de blush, lipstick y máscara de pestañas, entonces es ideal para ti.

¿Cómo realizarlo?

Primeramente, necesitas dos tonos de blush, pero que sean de la misma gama de color, sólo que de diferentes tonalidades.  Uno tiene que ser más oscuro que el otro, para hacer el efecto de contouring se note.

Aplica el blush más oscuro sobre tus mejillas y extendiéndolo hacia el pómulo, difuminando muy bien para que no quede ningún corte. Además, recuerda, que aplicarás un segundo color (el tono claro), que aplicarás en la silueta dibujada y en la parte alta del pómulo. Si quieres que tu rostro se note con más afinidad, aplica el blush oscuro en los laterales del cuello y debajo de la barbilla.

Te recomendamos que cuando apliques los dos coloretes sean mates, ya que, si eliges los dos con brillos, el efecto no se verá nada natural. Si quieres que darle un efecto más luminoso, puedes aplicar un iluminador. ¿Te animas a utilizar esta nueva técnica de maquillaje llamada draping?

 

Por Flor Vega Castillo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *