¿Qué es la pérdida de volumen facial?

¿A qué se debe la flacidez y cómo recuperar la tonicidad en la piel?

Con el paso de los años, la piel va perdiendo tonicidad, haciéndose más flácida y viéndose cansada. Esto sucede a causa de la pérdida de volumen facial, pero ¿esto qué es?, ¿a qué se debe?, ¿acaso se puede evitar?

Así como hay señales que denotan cuando la piel se está haciendo vieja, también los hay cuando está perdiendo volumen. Pues los rasgos de la cara comienzan a hundirse, la piel se deteriora, las ojeras se pronuncian más y la luminosidad se va perdiendo. Poner atención a estos detalles te hará saber que tu rostro está perdiendo volumen.

 

¿Qué es la pérdida de volumen facial?

A partir de cierta edad, la producción de colágeno se va disminuyendo, ocasionando que la cara esté más flácida y opaca. Esto, aunado con los cambios hormonales, va ocasionando que los rasgos faciales vayan cambiando y den un aspecto de cansancio, produciendo la perdida de volumen facial.

Cuando la cara va perdiendo volumen se nota porque las fibras elásticas se adelgazan y los músculos se atrofian. De modo que los pómulos comienzan a hundirse, se desdibuja el óvalo facial y el triángulo facial se invierte. Esto último no significa que tu rostro se va a deformar, sino que los pómulos y las mejillas se aplanan.

Con la pérdida de volumen facial, el rostro se ve con más sombra que antes, y la sojeras se verán más pronunciadas y las comisuras de la boca dan un aspecto al rostro como de tristeza. Simplemente, la cara va adquiriendo un aspecto menos armónico y la flacidez se va a apoderando de ciertas zonas faciales.

Para poder recuperar la firmeza que la piel va perdiendo existen distintos tratamientos y método que le devuelven a la cara más jovialidad. Por ejemplo, los rellenos, revoluminizadores y redensificadores faciales. Algunos muy utilizados son el ácido hialurónico, la carboximetilcelulosa, ácido poliláctico y la hidroxiapatita cálcica.

 

También te puede interesar: ¿Cuánto duran los hilos tensores en la cara?

 

Los hilos tensores también son otro método para recuperar la firmeza y tonicidad en la piel, así como la mentoplastia. Esta última le da forma al mentón mediante una prótesis que se adhiere al maxilar inferior.

Si bien, es imposible detener el envejecimiento y la pérdida de volumen facial, ya que el estrés, la contaminación y otros factores intervienen, sí se pueden retrasar. Manteniendo una buena alimentación, calidad de vida y evitando la sobre exposición al sol y cuidando el cutis con tratamientos y rutinas de belleza.

 

Por Flor Vega Castillo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *